Producto


INTOLERANCIAS DIGESTIVAS
intolerancias alimentarias
Las intolerancias digestivas que tienen una base genética son la intolerancia al gluten (o enfermedad celíaca), la intolerancia a la lactosa y a la fructosa. De ellas se puede conocer la predisposición genética y en caso de obtener un negativo en el análisis, descartar su aparición en el paciente.
 
¿Deberias hacer este análisis?

I. GLUTEN
Tienes antecedente familiares.
Esta prueba está especialmente recomendada a familiares asintomáticos de pacientes celiacos diagnosticados.
El 30% de la población sana tiene los marcadores de riesgo de EC y nunca desarrollan la enfermedad, pero si se tiene un familiar de primer grado con la enfermedad las posibilidades de desarrollarla se multiplican. Conviene saber si se portan los marcadores de riesgo para poder descarta la enfermedad con los primeros síntomas de sospecha y poder hacer un diagnóstico temprano y evitar las complicaciones de la enfermedad.

No tienes antecedentes:
Presentas síntomas de intolerancias digestivas.
Tienes alto riesgo por presentar alguna de las enfermedades asociadas (intolerancia a la lactosa, fibromialgia, artrosis, dermatitis, etc.)
Tienes el Síndrome de Down.
Sufres de enfermedades autoinmunes, debido a que presentas un alto grado de sospecha.
Tienes duda diagnostica.

I. FRUCOSA, LACTOSA
Tienes antecedente familiares.

No tienes antecedentes:
Tienes síntomas de intolerancias digestivas.
Tienes alto riesgo por presentar alguna de las enfermedades asociadas.
Sufres de enfermedades autoinmunes, debido a que presentas un alto grado de sospecha.
Tienes duda diagnostica.

¿Por qué solicitar este análisis?

Un diagnóstico precoz de enfermedad celíaca evita complicaciones severas, tales como anemia, osteoporosis, miopatías, neuropatías y, la complicación más grave, el linfoma intestinal. Supone una confirmación del diagnóstico si tienes sintomatología presente, con familiares afectos o con resultados serológicos e histológicos compatibles.
Tienes un alto valor predictivo negativo, de tal manera que el no poseer el HLA DQ2, DQ8 o half-DQ2 permite descartar la EC con un 99% de certeza.

Como apoyo al diagnostico. El porcentaje de pacientes diagnosticados no supera el 10% debido a que en más del 50% de los pacientes los síntomas nada tienen que ver con las típicas diarreas. Esto contribuye sensiblemente a mantener una alta población celíaca sin diagnosticar tanto en niños como en adultos. Asimismo, la demora media para establecer un diagnostico de enfermedad celíaca es de 10 años.

La lactasa es una enzima intestinal muy delicada y vulnerable. Aquellos pacientes con intolerancia a la lactosa deben evitar su ingestión por completo. Si no se realiza bien el diagnóstico y siguen tomando lactosa, empeorará cada vez más la lesión intestinal lo que provocará una malabsorción de los nutrientes, provocando un círculo vicioso que cada vez es más difícil de solucionar.
En caso de obtener un resultado negativo, se descarta la predisposición genética del paciente a desarrollar una intolerancia a la lactosa y habrá que buscar otra explicación para los síntomas que presente.
La principal utilidad de este estudio es poder determinar si es una intolerancia genética o si es secundaria a otros síntomas o enfermedades, como ocurre con la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca.

Intolerancia a la fructosa: La falta de Aldoasa B tiene como resultado la acumulación de fructosa 1-fosfato en el hígado, riñón e intestino delgado. La fructosa 1-fosfato acumulada inhibe el desglose de glucógeno y la síntesis de glucosa, causando de ese modo una hipoglucemia severa tras la ingestión de fructosa. Los síntomas posteriores incluyen dolor abdominal severo y vómitos tras la ingestión de fructosa u otros azúcares metabolizados a través de la fructosa 1-fosfato. Una ingestión prolongada de fructosa en niños conduce a alteraciones hepáticas y fallo de medro.
 
 
Enlaces relacionados:
 
 
Permalink  
 
Desarrollado por Web4Bio